domingo, abril 01, 2007

300 - review


THIS IS SPARTAAAA!

Uuuuh... que wea más cool! La vi hace dos días y todavía tengo la adrenalina a mango con ganas de enrolarme en el ejercito espartano para cortar cabezas, brazos y piernas de los turcos. Claro, antes deberé pasar por el gimnasio y hacer 1.000 abdominales diarios, pero es un sacrificio que estaré dispuesto a hacer con tal de poder gitar con la voz mas ronca posible: "Tonight we dine in hell" y que 299 tipos me respondan algo asi como Huyaaa!!! Huyaaa!!! Huyaaa!!!

¿La historia? ¿¿¿Que importa??? Bueno, bueno... son 300 espartanos que se tiraron en contra de un ejercito de un millon de turcos en la épica batalla de las Termopilas el 480 AC. That's it. Aunque los detalles son contados en tono de leyenda, los hechos macro no son disputables: un numero inferior de espartanos, comandados por el rey Leonidas, enfrentaron una fuerza altamente superior de Turcos, dirigida por el Rey/Dios Jerjes. Aun cuando los 300 espartanos no ganaron, produjeron suficientes pérdidas en los turcos quienes al año siguiente perdieron la guerra en la batalla de Plataea. El resto, es historia, sin que realmente importe demasiado.

Pero 300 no es una película de historia; es una cinta del heroismo enfrentado a las más bajas probabilidades de subsistencia, con sus respectivas peleas en cámara lenta que no nos permiten quitarle los ojos de encima por tratarse de las coreografias épicas más espectaculares que haya visto ¿en el ultimo tiempo?. Es una mezcla entre Gladiador y El Señor de los Anillos, pero con un resultado único, en parte gracias a una fotografía que privilegia el look del comic de Frank Miller en el que está basado. Y eso es cool. Entero cool; cada pelea merecía un poster. Me imagino que para el tipo que tuvo que hacer el afiche de 300 debe haber sido una dificil decisión definir que imagen poner, pero coincido con él que su elección fue la correcta: 300 espartanos empujando a punta de sus escudos a miles de turcos al mar es, a lo menos, bello.

Tanta sangre y testosterona la convierten, sin lugar a dudas, en una película netamente masculina, por lo que probablemente las mujeres no salgan amándola tanto como uno, que no puede esperar por volverla a ver y ver el lomo del dvd en una repisa. Los personajes no tienen una gran profundidad, es decir, está el rey guerrero, la esposa ruda, el traidor tramposo y el enemigo oculto, pero ninguno de ellos está completamente caracterizado a modo de darnos una visión más real y completa de sus motivaciones y miedos. Pero tampoco es algo que estemos buscando en una peli de estas características, por lo que no se echa de menos ni un céntimo (¿que mierda es céntimo?). Algo parecido con lo que pasa con Cirque du Solei: ¿que importan los personajes? ¿que importa la historia? Lo relevante es la plástica. Asi que mujeres: déjennos ir con nuestros amigos al cine, esto no es para ustedes... pero si les gusta, uds nos gustarán aun mas; a pesar de que no podamos evitar suspirar por la reina espartana.

Hablar de cómo Snyder filmó la película es irrelevante. No queremos saber si está hecha entera en CGI o si los actores se enfrentaron a una pantalla azul todo el tiempo. 300 es una película en la que no cabe preguntarse cómo se hizo, sólo hay que sentarse en la butaca y disfrutar el viaje conducido por Gerard Butler, el magnífico Rey Leonidas, que pronto se pondrá nuevamente al servicio de Snyder para la proximamente imperdible Watchmen, otro comic, otra adaptacion... ¿otra genialidad?

2 Comments:

Blogger Joaco Urrutia said...

300 es de esas peliculas en que la trama da lo mismo. Las escenas de pelea te pegan a la butaca y te quedas ahi por toda la pelicula. De Culto

Saludos

2:11 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Gran comentario para una gran pelicula...

10:01 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home

Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters