lunes, enero 08, 2007

Marie Antoinette - review

En la sala de edicion de mi primer corto nos dimos cuenta que el audio había quedado mal grabado y que no existía posibilidad alguna de doblarlo, por lo que decidimos dejarla muda, quitarle el color y unos cuantos cuadros por segundo. Era un trabajo universitario; nos felicitaron por el homenaje al cine de antaño. Funcionó. Algo de ese episodio cinematografico me vino a la memoria mientras veía Marie Antoinette, cuando la música moderna comenzó a sonar en una escena completamente opuesta y sin ninguna justificación. Incluso imaginé el dialogo:

- Ufff, que nos quedó plana la película
- ¿Que chucha hacemos? La tengo que estrenar mañana en Cannes!
- Yo cacho que estai cagada, pospon.
- No me digai eso! Algo tiene que haber... Ya se! ¿Y si ponemos musica rockera?
- Puta, veamos.

Y así quedó. No es que me moleste ver a una reina francesa del siglo XVIII bailando al ritmo de The Cure, para nada, pero ya lo había hecho hace unos años (y con muchas menos pretenciones) Heath Ledger con Shannyn Sossamon en Corazon de Caballero... y hasta con gracia. La verdad es que en Marie Antoinette nunca llega a justificarse su uso: pareciera que la película hubiese entrado a la Dimensión Desconocida bajo la mano de Monty Python.

El tema es que la película resulta tan plana que parecía estar viendo un reality de la nobleza, no por lo "real" de la cinta, sino porque -tal como sucede en los realities- no pasa nada. Pero nada! Cuando ya llevaba casi 90 minutos pensé que no se iba a acabar nunca, porque aun no empezaba. Pero, gracias a dios, nunca emopezó. Incluso intenté comenzar un grito de: "Que la decapiten, que la decapiten!" pero sospeché que aunque se me hubiese unido todo el público la película no habría terminado antes. Fue un alivio cuando uno de los ayudantes del reino le comunica a la realeza la toma de la Bastilla. Queda poco, pensé.

La historia, ya conocida por muchos, Coppola la tradujo en el tedioso relato de una joven reina, completamente desconectada con la realidad, en el momento y lugar equivocados, adornada por muchos vestidos y comidas lujosas paseando por Versailles entre 1770 y 1780. Es una película que nunca llega al punto, quizas porque no reconoce cual es el punto, siendo que la historia de Maria Antonieta no deja de ser interesante: para los que hemos leido algo de sus biografías, la parte más interesante de su vida (todo lo que sucede entre la toma de la bastilla y su decapitación) pasa en breves segundo en la cinta. Desde mi punto de vista, todo lo que sucede antes del 14 de julio de 1789 es el prologo de la historia. De la historia, no de la película. En la película el prologo ES la historia.

No porque el personaje principal de la historia sea superficial, la película debe seguir el mismo camino. Es decir, no es necesario decir hasta el cansancio que Maria Antonieta era una niñita jugando a ser princesa... eso lo logramos captar con los primeros 15 minutos ¿luego que? ¿que mas hay para contar? Creo que Sofia Coppola intenta dar una vision más humanizada de la reina, pero la humaniza a tal nivel que más que persona parece una muñeca; esto acompañado a una interpretación de una sola nota de Kirsten Dunst que pasa a ser opacada constantemente por los papeles secundarios.

Para lo que apreciamos la elegancia y profundidad de personajes de Lost in Translation y The Virgin Suicides, Marie Antoinette es una completa decepcion.

(y a esto no le he sumado el espanto de proyección y audio del famoso cine al aire libre de Vitacura).

1 Comments:

Blogger Ron said...

en lo personal creo q es de las peores peliculas que he visto el ultimo tiempo, de hecho mi pensamiento cuando sali del cine fue, cuanto se echaron en esta produccion? seguro varios palos verdes, y pensar que hay gente que no tiene que comer.
next!

4:48 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home

Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters