sábado, febrero 03, 2007

Rocky Balboa - review

No muchos recuerdan que Rocky pierde la pelea final contra Apollo Creed en la primera película de la saga. Quizás es porque a partir de la tercera entrega, ya en los ochentas, Rocky se transforma en un símbolo del triunfalismo americano, incluso utilizado como propagando política durante la guerra fria con Rusia cargada de testosterona, donde representa al sueño americano que se impone ante el comunismo ruso al derrotar a Ivan Drago en 1985. El Rocky de los ochenta no se acerca mucho en cuanto a estilo al de la década anterior.

Rocky es un loser, sí, suena duro, pero es un loser que recibe la increible oportunidad de enfrentarse al campeon del mundo... y aguantar 10 rounds de pie, perdiendo solo por puntos. Algo impensable para un boxeador amateur. Ese es el logro de Rocky I, que obtuvo el Oscar a mejor película en 1976: retratar a un tipo promedio y como enfrenta esta oportunidad única.

Rocky II sigue el mismo esquema al mostrar que un tipo que sólo sabe repartir y recibir mazasos con sus puños no puede sobreponerse a su pasado ineducado e intentar convertirse en una nueva persona; Rocky sigue siendo un tipo que no se caracteriza por su inteligencia y que incluso es incapaz de interpretar dialogos para filmar comerciales de sus sponsors. Sigue siendo un loser.

De ahi en adelante, en los ochenta, el cuento cambia y la saga se transforma en historias de éxito, olvidándose de lo que la caracterizó antes, olvidándose que su personaje central no es un heroe, sino un tipo promedio (o incluso peor que el promedio) que tuvo una gran oportunidad. Por eso nadie actualmente asocia a Rocky con una película densa y profunda, que lo fue sin lugar a dudas en sus primeras 2 entregas. Cambio de audiencia. Incluso creo que los actuales fanáticos del Rocky vestido en la bandera americana no deben ni conocer la primera película, o si la conocen deben pensar que es la más debil.

En este contexto parece innecesario hacer una sexta parte de la saga. Un héroe viejo y nada de clever no va a atraer a los fanáticos del Rocky ochentero; pero la historia de un boxeador retirado que no le encuentra sentido a su vida ahora que su esposa falleció y que su hijo (educado en escuelas y universidades privadas) no quiere relacionarse con él, en parte por verguenza y en parte por la sombra que le crea en cada paso de su vida social y laboral, puede resultar un ejercicio interesante para los amantes del Rocky setentero.

El problema es que Stallone (que protagoniza, dirige y escribe la cinta) intenta satisfacer a ambas audiencias, fracasando en la búsqueda. Es que no hay punto medio: o es un loser, o es un heroe. No puede ser un heroe loser o un loser heroe. Por lo que al final termina convirtiendose en un hibrido capricho de Sly, que es sábido aborreció la quinta parte y no quería que ésa fuera la clausura de su legado. Rocky Balboa (nombre de la película y su protagonista) es el cierre que Stallone quería... que, en teoría, es mucho mejor que su capítulo antecesor, pero en la práctica no logra empatizar con la audiencia. Incluso, ni en la pelea final nos estremecemos con el posible resultado: nos da igual si gana o pierde.

Dicho lo anterior, hay ciertos elementos que rescatar de Rocky Balboa. Primero, a pesar de la tentación, no es una película de acción, durante los primeros 70 minutos la película es primordialmente dialogo y recuerdos (para la desazon de los fanaticos de Rocky IV). Contiene algunas de las mejores actuaciones que Stallone haya realizado (lo que no es decir mucho). Es el mismo Rocky que hemos conocido durante los años, pero ahora vemos nuevamente su vulnerabilidad. No es muy pillo, pero es generoso. Para él siempre Adrian lo fue todo. Ella fue la razon por la que perder la primera pelea fue igual una victoria - porque la tenía a ella. Ahora que ella llace bajo una lápida, Rocky no tiene nada y debe volver a recuperar lo que fue 30 años antes.

Viendo en retrospectiva a la franquisia pugilista de Silvester Stallone, no cabe duda que sólo hay dos películas, el resto fue solo relleno basado en fórmulas dirigida por adrenalina. Las 2 que usaron el boxeo solo como contexto para retratar un tema humano fueron Rocky y Rocky II. Sin embargo, Rocky Balboa parece ser más de esta linea que las otras, dándole un digno cierre a la "trilogía", por lo que definitivamente los fanáticos del heroe no van a salir satisfechos.

3 Comments:

Anonymous Alejandro said...

Hola soy de SOBRAS.com!!, como te contacto? Te dejo mi mail, alejandro@sobras.com.

Suerte

1:25 p.m.  
Blogger sr.urrutia said...

A mi la unica que me gusto fue Rocky IV, a pesar de haber visto las dos primeras. Pero Stallone ya esta un poquitin viejo para seguir peleando

pd: Ahora se vendria Rambo IV

Saludos
Excelente blog

3:41 p.m.  
Blogger Ron said...

al fin saldras al estrellato!
te felicito

4:59 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home

Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters